Si me acompañas

Ahora estoy leyendo esto, si te apetece, me acompañas:
Instrumental de James Rhodes

martes, 10 de enero de 2017

Amor a manos llenas, a corazón abierto





Subo las escaleras de metal blanco y ella las baja. Hola, me dice, ¿nos conocemos? No, contesto, creo que no. Tal vez nos hemos visto… No, es la primera vez que vengo. Y ella sonríe. Siento que cree que sí nos hemos visto, no aquí… en algún otro lugar, cuando éramos otras, como si fuera posible coincidir en otras vidas y, además, recordarlo.
Así siempre ha sido mi relación con Adriana, una de las mujeres inspiradoras de este viaje.
A veces, me llama y me pregunta cómo estoy, como si supiera ya como estoy y como si supiera ya que necesito contarle a alguien mis desasosiegos. Como si fuera posible que alguien en la distancia supiera más de una que una misma.
Así es ella, por encima de lo que ocurre y lo que pueden los simples ojos ver. Ella ve más allá. Como las poetas, las artistas, las magas, las sabias.
Un cuerpo vital, una sonrisa amable, una mirada crítica y amorosa a la vez.
La he visto llorar y reír como lo hacen los seres que viven entendiendo las cosas de otra manera, sabiendo leer no sólo entre líneas, más allá de las palabras, los sentires y la misma vida.
Generosa e inteligente, de las que aprenden de sus errores sin más culpa que el saber que el error forma parte del juego.
La recuerdo con su biquini de flores en el río, en mi río, en un ritual hermoso que nos contó que el agua se lo habrá de llevar todo, pero la vida permanece y nosotras estuvimos allí para disfrutarla aún sin entenderla del todo. Amándola.